martes, 19 de marzo de 2013

¡Atención!

En el blog de Teen de Marina y Sara, ya han tenido varios problemas con la edad de sus lectoras y yo quiero dejar claro que no me quiero hacer responsable si alguien menor de 13 años lee mi blog, porque éste es sólo para gente de más de 13 ya que no me voy a cortar en decir palabrotas. Si alguien lee el blog y tiene algún trauma por mi culpa, no me quiero hacer responsable, ¿vale? Así que no me vengáis reclamando aquí cosas porque con esto lo dejo ya claro.
Gracias por su atención.
Atentamente, Sandra Martínez.

I love you, trust me.

Te lo juro por el mismísimo Dios que te quiero y te amo con locura, pero no voy a hacer nada para intentar estar contigo. Sé que tú estás soltero, y yo también, pero tú hiciste algo conmigo, traicionaste me confianza. Me dijiste que conseguiríamos lograr ese "amor infinito". Me dijiste que lo darías todo para que yo nunca dejara de quererte pero... ¿sabes lo irónico? ¿Te acuerdas de cuando jugábamos al "no, yo te quiero más"? Pues creo, que al final, acabé ganando yo. Luego, ahora, otra vez, intentas reconquistarme, ¿sabes? Yo aún te quiero. Pero, ¿sabes qué más? No pienso caer otra vez, no pienso volver a creerte. No volveré a estar contigo, nunca. Porque en este caso te canto la famosa canción de Taylor Swift y te la dedico: Weeeee are never, ever, ever, getting back together! Así que jódete y vive sin mí. Porque traicionaste mi confianza. Te quiero, pero ahora mismo, sólo como mi amigo y eso como mucho porque no confío del todo aún en ti...
~ ♥ ~
¡Hola! Bueno, ahora os haré una gran pregunta, ¿os ha pasado alguna vez eso de haber sentido de que te han traicionado? Que han echado tu confianza a la basura, tirándola como yo que sé el qué. Enserio, es horrible. Contadme qué os han hecho(sólo si queréis) y así os podéis desahogar un poco, a mí me va muy bien esto de desahogarme^^ Bueno y eso de que tu confianza la tiren a la basura no lo hacen sólo los novios, sino que también lo hacen tus "amigas", contándole tus secretos a todo el mundo. Te sientes como el puto culo en ese momento. Aquí me despido de vosotras dreamers, love you.

sábado, 16 de marzo de 2013

Novios, exs, etcétera.

Encontré un texto hace mucho y me encantó, hoy os voy a contar un poco a qué viene y cosas así:
-¿Qué harías si te dejo?
+Volvería con mi ex.
-Ya veo como te importo... terminamos.
+¿Quieres estar conmigo?
-Ve con tu ex.
+Tú eres mi ex.
Ojalá yo algún día encuentre al amor de mi vida, pero ese día espero que sea cuando sea más madura y adulta, porque de momento, aún soy una niñata de 14 años. Ah, por cierto, no malgastéis vuestra infancia y adolescencia saliendo con un montón de chicos, no vale la pena. Al principio yo era de esas niñas que se enamoran rápido y mucho, pero al final me di cuenta de que eso me causaba muchos problemas y muchos bajones de ánimo. Vale, cuando estaba en una relación y teníamos buenos momentos, los disfrutaba y mucho, pero luego te das cuenta de que ganan los peores momentos y de que por culpa de eso bajan tus notas pues dejas de tener novios. Y eso es lo mejor. Siempre. Porque de momento no necesito novios, no, sólo necesito a mis amigos y amigas. Ellos siempre están para siempre cuando un novio puede dejarte fácilmente por otra.

domingo, 3 de marzo de 2013

Constancia ~ Capítulo tres

Vale, ¿qué hago? ¿Qué digo? ¿Tengo derecho a dar mi opinión? La única respuesta que sé es la de la última pregunta mental que me he hecho y la respuesta es no, lo sé de sobras. Lo supe desde que nací que nunca podría enamorarme. Si yo me enamorara lo pasaría realmente mal porque al ser una princesa es obvio que yo nunca podré estar con quien yo quiera. Siempre tendré que hacer matrimonios concertados por nuestro reino. Y Caroline también. La verdad es que ya tardaban en casarme, normalmente casan a las niñas con 13-14 y como muy tarde 15. Yo soy la excepción. Seguro que en un futuro saldré en los libros de historia. Rebecca I(sí, soy la primera Rebecca en la familia), la princesa que más tardo en casarse.

Al final opto por tomar una postura relajada y segura de sí misma porque la verdad es que yo ya sabía de sobras que tendría que casarme con alguien que no me gustara e incluso a veces me imaginaba casada con algún rey viejo de 60 años o por ahí.
-No sé por qué habéis tardado tanto en decírmelo, no estoy molesta -digo así como si nada.
Estoy dolida porque es obvio que no me gusta James, que no me cae bien y tal pero siempre he jurado que por mi reino haría cualquier cosa. Lo adoro y no quiero que se ponga mal, si este trato nos da más beneficios y encima une las tierras, mejor, más espacio, más dinero, más de todo menos felicidad para mí, pero a lo largo se aprende que eso no es la prioridad cuando tienes un cargo importante. Mis padres tuvieron suerte, los dos eran reyes y amigos desde niños y cuando apenas tenían 4 años ya estaban comprometidos. Qué suerte la suya...
-¿No estás enfadada? -me pregunta mi madre con los ojos de par en par, como si no se lo creyese.
-No, madre, yo ya he sabido desde niña que yo nunca podré casarme con quien yo quiera, sé que por el reino necesitamos esta alianza y lo haré. No me voy a oponer -digo sin rodeos.
-Rebecca, has cambiado un montón -dice James sin usar el "usted".
-Sí, lo sé. Ahora soy más fuerte y segura de mí misma, no soy la misma niña a la que conociste tan débil e indefensa -digo sin ni siquiera mirarlo. Nadie dice nada más hasta que rompo el silencio cuando una pregunta me viene a la mente-: ¿Cuándo será la boda?
Todos se quedan callados pensando y al final, dicen todos lo mismo y al unisono:
-Por finales de primavera.
Estamos a principios, bueno, quiero decir, estamos en pleno marzo, a finales de primavera sería por abril o mayo o incluso junio si tengo suerte.
-Vale, estoy de acuerdo, entonces no hará tanto frío como hace aún -sigue habiendo un silencio incómodo hasta que yo tengo que volver a romperlo-. ¿Eso es todo? ¿Ya nos podemos ir? -digo deseando que nos vayamos ya a Constancia.
-Sí, eso es todo, ya nos podemos retirar; ¿no es así James? -pregunta mi madre.
-Claro que sí Rosemonde. Hasta pronto, ya nos mantendremos en contacto para los preparativos de la boda -dice cordialmente acompañándonos hacia la salida del castillo.
-Hasta otra -le digo saliendo.
-Hasta la próxima -dice sonriendo y haciendo el gesto ese de "adiós" con la mano -. Por cierto, ¡adiós Caroline-cuñada! -dice gritando a lo lejos porque ya hemos tenido tiempo suficiente como para irnos bastante lejos en el tiempo en el que estaba pensando si decirle adiós a Caroline. Ésta tan tímida como es sólo le hace el gesto de "adiós" con la mano.
[...]
El camino que hemos hecho de Montenegro hasta Constancia ha sido muy aburrido, nadie ha hablado, Caroline porque creo que no sabía que decir ya que no sabía como me sentía yo como para consolarme. Yo porque tenía demasiadas cosas que pensar y mi madre porque no quería molestar.

Amanda alucinará cuando se lo cuente. Hoy necesito escaparme del castillo de fiesta para olvidarme de todo y sólo Amanda sabe como hacer para escabullirnos de nuestros respectivos reinos.
[...]
Le he pedido a Antonio que me lleve a Tensiko, el reino de los padres de Amanda. Ella y sus padres decidieron que si no tenían problemas con el reino muy fuertes, no tendría que ser casada con un príncipe concertado y que tendría la libertad de casarse con quien quisiera, tiene mucha suerte...
-Ya hemos llegado señorita Rebecca -me dice Antonio.
-Gracias por traerme, quédese por el reino hasta que decida marcharme, en ese caso, lo buscaré yo misma, no se preocupe por mí, Amanda no dejará que me pase nada y además me conozco Tensiko como a mi propio reino -le aseguro con una sonrisa.
-Sé que es inútil discutir contra usted señorita porque por mucho que insista usted es muy testaruda así que confío en que usted hará lo correcto.
-Gracias de nuevo Antonio -le digo sonriendo.
Ahora tengo que ir al castillo, me ha dejado en la entrada del pueblo, el castillo tampoco está muy lejos.

viernes, 1 de marzo de 2013

Constancia ~ Capítulo dos

Me visto con un vestido de unos cuantos colores, tardo bastante en ponerme el cancán, siempre le digo a mamá que no hace falta que me quede con tanto volumen el vestido pero ella siempre insiste que es lo que tiene que hacer toda persona perteneciente a la realeza así que me callo porque sé que ella siempre gana las discusiones... Voy a que Roberta(o Robie, como suelo llamarla yo) me maquille porque si tenemos que hacer apariciones en otros reinos siempre tenemos que maquillarnos para dar una buena impresión y de que cuidamos nuestras apariencias. Robbie me pone una máscara de pestañas para que se pongan un poco más oscuras(ya que las tengo marrones), me pone labial rojo pasión y me sonroja un poco las mejillas. Acabo quedando irreconocible{X}.
Me dirijo hacia el cuarto de Caroline, la sigo queriendo aunque ella me trate algo mal, aunque sé que está en la adolescencia, yo desgraciadamente le hacía lo mismo en mi etapa de adolescente.

Pico a la puerta y entro, está decidiendo qué ponerse.
-Yo de ti elegiría el vestido rosa pastel de allí -le señalo el vestido que me gusta.
-A mi no es que me agrade mucho ese vestido -dice indecisa Caroline.
-Es muy lindo -le repito.
-Bueno, sólo por esta vez te haré caso -me dice y se pone el vestido rosa pastel que le he elegido.
-Vale -le sonrío y veo como mi mujercita se hace mayor, no me puedo creer que hace apenas tuviera 3 años...
Me mira indecisa, como si intentara adivinar mis pensamientos y sonrío, me hace gracia.
-¿En qué piensas? -me pregunta.-En ti -le respondo aún sonriendo-; aún recuerdo cuando eras una niñata de 3 años, todo pasa tan rápido... -suspiro con anhelo de aquellos tiempos.-Hay hermanita, ¿ya te ha bajado la menstruación? -se mofa de mí-. Aún sigo siendo la misma, sólo que he... crecido.-No, no eres la misma, nadie es el mismo cuando crece, todos cambiamos, crecemos y por más que digamos que no somos los mismos, hemos perdido esa personita pequeña que vivía dentro nuestro, aunque hay gente, que luego, logra recuperar algo de su niñez, pero nada vuelve a ser igual.-Que filosófica que estás hoy... ¿no? -me pregunta con una sonrisa en su rostro.-La verdad es que sí, hoy tengo más ganas que nunca de volver a ser una niña, no sé por qué; puede que tengas razón y que pronto me baje la menstruación -me río de mí misma.-Para mí hoy es un día cualquiera, no le encuentro nada de especial, hoy será igual que ayer y que mañana, y que pasado... -dice ya cansada de que siempre estemos viviendo en lo mismo.-No, hoy es especial -le digo sonriendo recordando los hechos de esta mañana al despertar-. Hoy mamá ha desayunado conmigo -sonrío como una tonta.-¡No! -grita sorprendida Caroline -. Eso es imposible, mamá nunca desayuna con nosotras -dice bajando la cabeza.-Hoy sí, por eso estoy feliz y a la vez triste, porque también había mi pastel preferido, aquí hay algo que me huele mal -digo pensando en eso-, luego me ha dicho que tenemos que ir a algún sitio, que yo tengo que ir sí o sí pero que tu eres prescindible y... tengo miedo.-Hermanita, no te pasará nada -me dice abrazándome.-¿En qué momento hemos cambiado los papeles en nuestra relación? -pregunto riéndome por su reacción de protectora.-No lo sé -dice negando con la cabeza. La levanta y me mira, ve que la observo y sonríe.
Guardamos silencio unos escasos segundos abrazadas, nos interrumpe Dorothy diciéndonos que tenemos que partir hacia Montenegro. Allá vamos. A saber lo que me va a deparar el futuro... Espero que no sea tan malo. De momento, prefiero no empezar con mis paranoias, intentaré disfrutar del viaje.
Salimos del castillo y nos subimos al carruaje, hoy nos ha tocado con Amanda, es una yegua blanca a la que adoro, cuando era pequeña y mis padres no estaban en el castillo(era entonces cuando Dorothy me cuidaba) pues siempre me llevaba a ver a los caballos y yeguas, para aquél entonces Amanda era una potranca y yo rápidamente le cogí cariño y le di un nombre. A las espaldas de mis padres y de cualquier persona real, yo montaba en Amanda, lo tenía que hacer a espaldas porque siempre estaba mal visto que las mujeres intentáramos hacer cosas de hombres, espero que el machismo acabe algún día pero de momento, supongo que tendré que acarrear con las consecuencias de que la gente piense que los chicos-hombres sean mejores que las mujeres.
Con mi hermana vamos viendo a otros carros pasar, el paisaje: montañas con el pasto verde hierba y algún que otro arbolecillo. Sonrío inconscientemente porque me parece muy bonito que la natura esté tan en armonía con ella misma.

No gané

Esta semana, justo esta semana(y unas cuantas que aún me quedan) han sido llenas de exámenes y problemas familiares, primero explicaré el título:

"No gané el concurso del Blog del Mes de Wambie, pero tampoco creo que importe tanto.. La verdad es que lo que busco no es ser ganadora, ni llegar a grandes cosas en la vida, sólo busco un rinconcito para ser feliz, expresarme y ser yo misma sin que nadie me lo impida. Este blog, es la mejor oportunidad que puedo para hacerlo, sé que habrá miles de personas que me odiarán igual que me apoyarán si llego a algo por blogger. Sé que no he ganado. Sé que soy de la que tiene menos votos. Tampoco espero gran cosa, el blog lo renové hace poco porque no me gustaba el rumbo que había tomado anteriormente, sólo os digo a las seguidoras que me seguís(jaja queda como si fuera lógico y que no tuviera sentido que pusiera "seguidoras que me seguís" vale Sandra, calla porque te estás emparanoyando) que tampoco es lo mejor ganar, no conseguir todo lo que quieres cuando quieres no es una prioridad, es una muestra de que eres demasiado exigente con tu felicidad, déjate llevar y no te desesperes"

Luego tenéis que saber que yo no puedo escribir muy a menudo porque tengo grandes problemas tecnológicos, mi madre casi no me deja coger el ordenador porque tengo un montón de exámenes y además a ella le gusta que me concentre en mis estudios. Y luego además cuando cojo el portátil de mi madre, al fin, cuando tengo un rato, me dice que no le quite su sesión y que no puedo estar mucho rato.

¿Problemas familiares? Mi padre esta ideando un viaje hacia Colombia con mi madrastra. Ella es de allí, quieren vivir allí. Aún lo estoy discutiendo, lo peor es que no me atrevo a decirle a la cara a mi madrastra, a mi padre sí porque es obvio que es mi padre y le tengo confianza, pero a esa mujer... no le puedo decir nada porque soy tímida. ASCO DE TIMIDEZ. Por eso me gusta esto de blogger, todo lo que no digo a la cara en la vida real, lo puedo decir aquí :)

Aclaración: En lo de Wambie hace gracia porque ponía que me llamaba Sheila y que el blog se llama "Sand-ia" cuando eso sólo es la URL, explicaciones:
  • Sale que me llamo Sheila por mi cuenta de Google, al principio tenía una novela de esas de blogger sobre la historia de una chica(Sheila) que se enamoraba y tal de Justin Bieber, la típica historia, me dejó de gustar el niño y decidí borrarlo y empezar de nuevo, pero el gmail no lo puedo cambiar así que...
  • Sand-ia hace referencia a mi nombre, me apodan Sandy y claro, se parece a Sandía y me hizo gracia jajaja